¿Qué pasa cuando dejas de pagar tu hipoteca?

01 febrero 2017

Si desgraciadamente eres una de las miles de personas que están pasando por una grave situación económica y ya no puedes hacer frente a tu hipoteca, es importante que conozcas las consecuencias que tendría dejar de pagarla.

 Ante ésta situación hay muchas soluciones, pero desistir y no pagar no es una de ellas, pues el problema no va a hacer más que crecer.

LEER MAS

¿Eres una de las miles de personas que están pasando por una grave situación económica?

En algunos casos, y a pesar de que se considera una cláusula abusiva, la hipoteca estipula que el banco tendrá derecho a reclamar la totalidad de la deuda cuando se deje de pagar una sola cuota. Aun cuando no fuera así, el impago de tus cuotas mensuales generaría intereses moratorios que aumentarían la deuda total considerablemente.

Cuando dejaras de pagar alguna cuota inicialmente el banco se pondría en contacto contigo para reclamarte el pago de forma cordial. Pero dependiendo de la entidad de la que se trate, más pronto que tarde te reclamarán el pago por la vía judicial. Seguidamente se va a proceder a subastar tu vivienda, que muy probablemente sea adjudicada al banco por el 50% de su valor de tasación. Como este importe no va a sufragar la suma de la deuda, gastos e intereses va a quedar una cantidad restante pendiente de pago. Para cobrársela van a poder embargarte otros bienes o la nómina.

Para evitar llegar a este punto, es importante buscar una solución al problema cuando lo veas venir.

Si ya estás teniendo dificultades para hacer frente a las cuotas mensuales de la hipoteca, lo más aconsejable es confiar el asunto a un profesional y refinanciar la deuda en las condiciones que te sean más favorables

Si ni siquiera con una cuota menor puedes hacer frente a todos los gastos mensuales que tienes, la mejor opción es acogerte a la Ley de la Segunda Oportunidad. De esta forma si podrás dejar de pagar de forma legal, y será un juez quien determine qué cantidad debes pagar cada mes para satisfacer tus deudas atendiéndose a tu situación personal. Pasados 5 años del inicio del procedimiento, la deuda restante se cancelaría para siempre.

En la gran mayoría de hipotecas suscritas en nuestro país los bancos han introducido cláusulas abusivas



Estas cláusulas son nulas de pleno derecho y el banco deberá devolver todo lo que haya cobrado por aplicación de las mismas. Pueden ser reclamadas incluso cuando te encuentres ya inmerso en el procedimiento de ejecución hipotecaria.

Lo más sencillo para saber qué cláusulas abusivas hay en tu hipoteca es que te dirijas a un abogado experto en derecho bancario, pero si tú mismo quieres revisarla, éstas son las claves para identificar las cláusulas abusivas más habituales:


¿Quieres que te revisemos nosotros tu hipoteca?

  • 14. Cláusula en la que se imponga la prohibición de arrendar, enajenar ni gravar bienes o elementos integrantes del inmueble hipotecado sin el consentimiento del banco.

  • 15. Renuncia al examen de la escritura antes de firmar el contrato. Suele tener la siguiente redacción: “La parte prestataria renuncia expresamente a su derecho a examinar el proyecto de la presente escritura de préstamo por lo que la misma se otorga en mi despacho”. El cliente debe disponer de unos días para examinar la escritura que el banco le debe facilitar antes de la firma

  • 16. Cláusula de anatocismo. También conocida como cláusula de capitalización de intereses, consiste en sumar la cantidad dejada de pagar por parte del deudor en concepto de intereses al capital total, incrementándolo y produciendo nuevos intereses. Suele encontrarse separada de las demás cláusulas financieras. Ésta cláusula fue prohibida en la reforma de la Ley Hipotecaria de 2013 y ha sido anulada en multitud de procedimientos de hipotecas constituidas con anterioridad a la reforma.

  • 17. Cláusula IRPH: este es un índice de referencia que es nulo por la influencia que tienen los bancos en su fijación y por no ser debidamente informado el deudor de qué supone, como se calcula y las diferencias que presenta respecto otros índices más beneficiosos como el Euríbor.

  • 18. Comisiones de apertura y estudio del crédito hipotecario. La ley dice que solo se puede cobrar a los consumidores por servicios efectivamente prestados. Este no es el caso ya que hacer una valoración de riesgos y llevar a cabo las gestiones necesarias para formalizar la hipoteca son actividades inherentes a su propia labor, y los interesados en que se lleven a cabo sois ambas partes.

  • 19. Asunción de todos los gastos de formalización de la hipoteca: esto interesa a ambas partes, por lo cual genera un importante desequilibrio que tenga que asumir todos los gastos el hipotecado

  • 20. Cláusula que impone al consumidor la sociedad tasadora del inmueble hipotecado: los gastos de la tasación los tiene que sufragar el comprador, por tanto debe tener derecho a elegir la sociedad tasadora y a recibir una copia de dicha tasación.

  • 21. Seguros vinculados a préstamos hipotecarios:el banco no puede imponer la contratación de bienes o servicios complementarios. Entre ellos estarían el seguro de daños; el seguro de amortización el caso de fallecimiento, invalidez, desempleo o insolvencia; seguro del hogar, etc. El banco tampoco puede contratar un seguro a su nombre.

Esto es un breve resumen de cláusulas que han sido consideradas abusivas y anuladas en nuestros juzgados desde hace años y sobretodo recientemente. Hay constantes novedades al respecto y lo mejor es ver caso por caso qué se puede reclamar. Tanto si deseas encontrar una solución a tu dificultad para hacer frente a tu deuda como si simplemente quieres que te revisen la hipoteca, tenemos profesionales repartidos por toda España trabajando día a día en casos como el tuyo. Ponte en contacto con nosotros y buscaremos la mejor solución a tu caso.

¿Te ha resultado interesante? !Comparte esta pagina!